viernes, 22 de noviembre de 2013

EL CONFLICTO DEL METAL EN BURGOS


 
Reducción de salarios, más horas de trabajo, disponibilidad permanente,  eliminación de complementos como la antigüedad..., son algunas  de las pretensiones que los patronos del metal en la provincia de Burgos tratan de imponer en sus empresas, acelerando así el ritmo en el viaje de vuelta a la servidumbre que a base de Leyes, Decretos y ahora también Convenios  Colectivos, quieren obligar a emprender a los trabajadores.

Ahora le toca el turno al metal. Los trabajadores del transporte en la provincia también se encuentran en una situación similar. Mañana serán otros los trabajadores afectados… La ofensiva iniciada por el gobierno en el terreno laboral, sanitario, educativo, penal, social… es aprovechada por la clase patronal para iniciar la suya propia, para despojar a sus asalariados de los raquíticos derechos que a duras penas conservan. Se sienten amparados por una renovada legislación, hecha a su medida, y no están dispuestos a dejar pasar la oportunidad brindada. La actuación de FEMEBUR ante la negociación del Convenio del metal, es un claro ejemplo de ello. En estos últimos días, hemos sido testigos de cómo la patronal del sector, empleando los medios de comunicación locales, utiliza argumentos que rayan la calumnia, con el objetivo de obtener una opinión favorable a su pretensión de mutilar numerosos aspectos que hasta ahora se recogían en el convenio. Haciendo caso de estos argumentos, cualquier persona sin una ligera idea de la realidad social, podría imaginarse a un obrero metalúrgico como a un ser privilegiado con respecto al resto de trabajadores de regiones limítrofes, que por su obstinación y apego a sus privilegios va a ser el causante de la ruina del tejido industrial burgalés.

Por otra parte, la actitud que están mostrando los sindicatos negociadores del convenio, no podemos calificarla sino de derrota. Muestra de ello es la aceptación, en la mediación llevada a cabo el pasado lunes 18 de noviembre en el Servicio Regional de Relaciones Laborales, de las propuestas de congelación salarial durante 3 años, del aumento de la jornada laboral anual y de un posible contrato de “acceso al sector”, con el que los nuevos trabajadores que se incorporen a las empresas del metal, lo harán en peores condiciones salariales que el resto. Si finalmente no se llegó a un acuerdo en esa mediación, fue precisamente por la prepotencia patronal, que ansiaba también la supresión del complemento de antigüedad 

En medio de todo este proceso, nos encontramos los trabajadores metalúrgicos, espectadores obligados a los que en ningún momento se ha pedido ni opinión ni participación, a pesar de ser los afectados directos. Todo el peso tanto en la negociación, como en la toma de decisiones lo han acaparado únicamente los liberados sindicales, contado a lo sumo con los delegados de sus sindicatos. 

Desde la CNT hacemos un llamamiento a todos los trabajadores del metal, para que entiendan la necesidad de pelear por un convenio digno; para que asuman la responsabilidad, no solo de impedir que las pretensiones de la patronal salgan adelante en la negociación, sino de autoimponerse como objetivo inmediato la mejora de las condiciones de trabajo dentro del sector; para que exijan la celebración de asambleas donde todos, y no solo unos pocos, puedan deliberar y  tomar decisiones; en definitiva para dejar atrás una postura meramente defensiva, pasando a la ofensiva.

TRABAJADOR DEL METAL, ORGANIZATE Y LUCHA

SIN LIBERADOS, SIN SUBVENCIONES

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos con tu Email

Buscar este blog