sábado, 30 de noviembre de 2013

EL METAL EN BURGOS: SE FIRMA EL CONVENIO ...SE AGRAVAN LOS PROBLEMAS


Se preveía el resultado de la negociación desde hacía días y finalmente se ha llevado a efecto. Los sindicatos negociadores del convenio, CCOO y UGT, junto con la patronal del metal de Burgos, FEMEBUR, reunidos en las dependencias del Servicio Regional de Relaciones Laborales (SERLA) el pasado lunes 25 de noviembre, acuerdan empeorar las condiciones de trabajo de los miles de trabajadores del sector de toda la provincia, para los 4 próximos años.


Han sido varios meses de escenificación, en los que cada parte ha cumplido con su guión, incluyendo, por lo que se refiere a la patronal, descalificaciones, bravuconadas y prepotencia en el caso de los sindicatos, el anuncio de movilizaciones y hasta de huelga, actos que por supuesto, no se han llegado a materializar; e incluyendo también la cobertura que los medios de comunicación locales han ofrecido, transmitiendo la idea del trabajador metalúrgico como alguien privilegiado con respecto al resto de trabajadores del metal de otras provincias cercanas, tratando así de mentalizar a la opinión pública, y a los propios trabajadores afectados, para que acepten que lo más sensato y razonable es resignarse y agachar la cerviz.

El acuerdo alcanzado, básicamente consiste en la congelación salarial durante los tres primeros años de vigencia del convenio y el aumento de la jornada de trabajo anual, aceptándose de este modo las propuestas de la patronal, que se resumen en trabajar más y cobrar menos, como fórmula exclusiva para reactivar la economía y distribuir así la riqueza…, pero para ellos solos.

Los sindicatos firmantes, con su proceder, han asumido el discurso empresarial, aceptando el robo que se va a practicar contra miles de trabajadores, camuflándolo de “responsabilidad”.

Curiosamente, en un momento en el que el desempleo alcanza cifras exorbitantes, se recurre al aumento de la jornada laboral, contribuyendo de este modo a acrecentar el problema. La tradicional reivindicación obrera de reducción de jornada y reparto de la riqueza como argumento de peso para favorecer la justicia social, desaparece completamente de manos de un sindicalismo amorfo, que en lugar de emplear todos sus esfuerzos en conseguir que los recortes se dirijan contra los responsables del problema social y económico, han pasado a convertirse en un pilar fundamental que sostiene y afianza a esos mismos responsables, políticos, banqueros y empresarios.

Desde la CNT, hacemos un llamamiento a los trabajadores del metal para que desde ya, se involucren en la lucha por mejorar las condiciones de trabajo; para que no permitan a los liberados sindicales, quienes hace tiempo dejaron de sentir en sus carnes el abuso empresarial, tomar decisiones que solo al conjunto de trabajadores y trabajadoras del metal corresponde tomar; en definitiva, a colaborar en la consolidación de un sindicalismo transformador, sin liberados, sin subvenciones, donde la participación y toma de decisiones colectiva sea la herramienta para arrancar, nuevamente al capital, los derechos que tan lamentablemente hoy nos dejamos arrebatar sin oponer resistencia.

ORGANIZATE Y LUCHA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos con tu Email

Buscar este blog